FRAUDE, UNA REALIDAD QUE PUEDES PREVENIR

Quizá pienses que esto no pasará en tu compañía porque tus empleados, desde los más altos directivos hasta los mandos medios y vendedores, son altamente confiables.

Pero entre todos ellos existe uno que lleva más de diez años en la empresa. Ese que nunca toma vacaciones y parece no tener vida familiar. Casi siempre está estresado y cuando alguien más intenta averiguar qué pasa en su departamento será difícil tener información. Él y sólo él, sabe hacer las cosas. No delega y lo más extraño: No acepta ascensos.

Al igual que tu empresa cientos de organigramas podrían tener entres sus filas estos perfiles de empleados que viven con mucha presión y que podrían ser potenciales
defraudadores en tu organización.

Hazte algunas preguntas. ¿Ese directivo o empleado tiene las siguientes características?

  • Busca echarle la culpa a otros de sus errores.
  • Es volátil en su comportamiento, a veces desafiante y busca la confrontación.
  • Pocas veces toma vacaciones o trabaja mientras otros descansan.
  • Sin ninguna razón justificable se niega a aceptar promociones o ascensos.
  • Su rendimiento no es el mismo que cuando lo contrataste.
  • Parece poco motivado.
  • Se rodea de personas “favoritas” que no lo desafían o cuestionan.
  • No entrega los registros o los informes de su cargo que le solicitaste.
  • Se niega a aceptar las normas corporativas porque las considera excesivas.
  • Tiene una vida ostentosa que no concuerda con sus ingresos.
  • Evita cuestionamientos o indagaciones sobre su trabajo.
  • En el caso de ser sea auditado, entrega respuestas variables e inconsistentes.

MÁS SEÑALES

Las divisiones o departamentos de tu empresa suelen ser complejos cuando se trata de conocer a detalle la función de cada área. Los defraudadores aprovechan esta situación para manipular resultados o desviar la atención con tal de burlar auditorías. ¿Te ha pasado que algunos directivos de tu compañía se esfuerzan en cumplir con las altas expectativas a costa de lo que sea? En
realidad es común que nuestros empleados se esfuercen por dar lo mejor, pero hay detalles
que deben ponerte en alerta si en tu negocio no se realizan supervisiones periódicas.

¿A MI? NUNCA

Algunas empresas piensan que no son propensas a un fraude porque sus empleados o cobradores manejan pocas cantidades de dinero. Incluso hay quien no mide el riesgo porque considera que únicamente el área de ventas es quien está al frente del cliente.

La realidad es otra. Un amplio número de fraudes comienza en esa zona donde es posible hacer acuerdos inusuales de pago entre proveedores y gerentes. Casi siempre los perpetradores fabrican mecanismos para justificar gastos excesivos y recurrentes con el fin de cubrir pérdidas. Para ello, evitan utilizar sistemas de análisis de costos. Uno de los engaños más comunes es camuflar la falta de fondos. Para evitar las sospechas alterarán los balances y traspasarán fondos de una cuenta a otra para alterar la verdadera situación del negocio.

Por ejemplo el fraude también puede alentarse cuando:

  • Hay una alta rotación de personal.
  • Una sola persona es la que se encarga de todos los pagos: nómina, transferencia, proveedores.
  • Cuando la empresa tiene diferentes acuerdos bancarios en lugar de un solo proveedor.

A MAYOR NIVEL MAYOR RIESGO

Cuando se trata de fraudes con alto impacto, generalmente estos son cometidos por altos
directivos de 36 a 45 años. De hecho los análisis de firmas profesionales que proveen servicios
de auditoría, impuestos y asesoría, indican que estos perfiles son los que tienen mayor acceso a manipulación de ingresos. Mientras estos puestos tengan más responsabilidades de monitoreo, más probabilidades existen de que el monto sea mayor.

En México los fraudes que se cometen con mayor frecuencia son los relativos a malversación (robo) de activos, aunque el monto de cada evento sea mucho menor. En este caso, el defraudador típico es un empleado de nivel de gerencia media hacia abajo, de entre 20 y 30
años, con una antigüedad promedio de 3 años en la empresa.

  • Un fraude puede tomar desde 8 meses hasta dos años en ser descubierto este
    tiempo es proporcional al monto defraudado.
  • Ninguna industria o empresa es inmune, ya que todos los sectores
    (manufactura, comercio construcción, servicios etc.) son propensos a sufrir fraudes.
  • El 85% de los fraudes son cometidos por personal de la empresa; de esas
    personas el 50% son empleados de administración.
  • A medida que su negocio crece es más difícil llevar un estricto control interno.

UNA SOLUCIÓN REAL

Uno de los principales riesgos del fraude es que estos pueden provocar la quiebra y desaparición de PYMES.

Por eso la póliza de Seguro que ofrece FIDEX representa una de las mejores decisiones de vida que una empresa en crecimiento o consolidada puede tomar para prevenir estos actos.

El seguro contra actos fraudulentos aplica a todo aquello para que la Ley (Código Penal Federal) considere como Fraude.

La póliza está abierta a cualquier acto deshonesto o acto ilegal cometido por algún empleado con la intención principal de causar que el asegurado incurra en pérdidas o de obtener lucro
financiero para ellos mismos.

Es una póliza Blanket, es decir, no requiere presentar los nombres de todos los empleados, solo es necesario que éstos sean acreditados como tales para quedar cubiertos. Además quedan
cubiertos empleados de outsourcing que estén bajo control del asegurado.

COBERTURAS BÁSICAS

Fraude o acto deshonesto cometido por algún empleado
Acto fraudulento cometido por alguna otra persona
Falsificación de la firma, falsificación o alteración fraudulenta de dinero, valores o instrucción
Falsificación o alteración de promesas de pago girado a cuenta del asegurado
Uso fraudulento de una tarjeta corporativa
Robo computacional o transferencia de fondos (Activos y fondos bajo el control del asegurado)
Delito Electrónico: Cualquier perdida de dinero en las cuentas concentradoras donde maneja la nómina o dinero de los clientes, está cubierto con esta póliza

COBERTURAS OPCIONALES

Cuidado, Custodia y Control
Honorarios, Costos y Gastos
(Honorarios legales, Especialista Investigador, Costos de Reconstitución)
Dinero o Valores – Daños, Destrucción o Desaparición
Entidades Nuevas Recientemente Constituidas o Adquiridas
Servicios de Consultor Pre-pérdida
UNA PÓLIZA DE AMPLIA COBERTURA

El contrato de la póliza no sólo se limita a empleados de confianza y nómina también cubre estudiantes, ex empleados, empleos temporales contratados por servicios externos. Cualquier persona que esté laborando bajo la supervisión del asegurado es considerado una persona que tiene el riesgo de cometer un fraude a nuestro asegurado

SERVICIO PREMIUM QUE DA TRANQULIDAD

Fidex tiene una persona designada a líneas financieras especializada en siniestros de fraude y deshonestidad de empleados.

Para primas por arriba de 5 mil dólares se ofrece un servicio de consultores que se envían sin costo alguno al asegurado para que realice prueba de penetración y haga una encuesta para medir vulnerabilidad en áreas de compras, ventas o proveedores. También se hace un
entregable, una serie de recomendaciones de qué hacer para mejorar el riesgo.

Eso permitirá que en la renovación de la póliza FIDEX tomará en cuenta que esas recomendaciones hayan sido implementadas y eso podría mejorar los términos y condiciones del asegurado tanto en prima como en condiciones.

Facebook Twitter LinkedIn