El riesgo de crisis ambientales: un factor a tomar en serio

Muchas empresas no están listas para atender este tipo de emergencias porque ni siquiera consideran que sean una posibilidad.

Cuando se piensa en la estructura de una compañía, es común visualizar distintos equipos o áreas encargadas de lo esencial para su funcionamiento, como contabilidad, recursos humanos, producción e incluso marketing. Sin embargo, pareciera que la evaluación de riesgos ambientales es algo “opcional”, o reservado a solo unas cuantas empresas.

Resulta frecuente la postura de “estamos en cumplimiento de la norma” o “eso no nos va a pasar a nosotros”. Sin embargo, dicha postura omite considerar con seriedad y objetividad este tipo de riesgos lo cual puede acarrear severas consecuencias al grado de dejar en entredicho la viabilidad de la empresa. Además del riesgo financiero, hay un daño en la reputación e imagen que a veces es irreparable.

No hay razón para exponer a la empresa cuando se puede evitar con una planeación y gestión apropiada

Si aún no se ha hecho, considere evaluar los riesgos ambientales dentro de la planeación estratégica de la empresa e implemente un programa de gestión de riesgo ambiental. Este programa debe identificar, evaluar, cuantificar y priorizar sistemáticamente los respectivos riesgos ambientales de su negocio. Desarrolle un plan de reducción de riesgo que siga la jerarquía: “eliminar, resolver o transferir”.

Todos los aspectos del negocio deben ser considerados, incluidas las operaciones del personal, cadena de suministro, productos y clientes.

A continuación mencionamos algunas consideraciones a tomar en cuenta al desarrollar el plan:

  • Falta de permisos de operación debido al incumplimiento de las regulaciones ambientales.
  • Retrasos de construcción por descubrir una contaminación inesperada en el sitio.
  • Disrupción en la cadena de suministros por la falta de disponibilidad de recursos naturales críticos (por ejemplo, ciertas maderas, metales o químicos).
  • Confiabilidad y costo de energía de diferentes tipos (por ejemplo, combustibles fósiles o renovables), su fuente (utilidad de generación en el lugar), el método de distribución y emisiones potenciales (contaminantes).
  • Tener que detener operaciones por una fuga o derrame accidental.
  • Falta de disponibilidad de agua para procesos.
  • Impacto del clima sobre las instalaciones (tormentas severas, inundaciones, sequías, cambio climático).
  • Los riesgos legales de una demanda por daños tóxicos a terceros.

Tras evaluar los riesgos y ordenarlos  basándose en su impacto y probabilidad, usted tendrá claridad sobre las posibles pérdidas y podrá visualizar las mejores opciones para solucionar eventualidades. Paralelamente, su negocio puede mejorar en cuanto a reducción de huella ambiental, lo que además es favorable para su reputación en el mercado.

Un excelente desempeño desde la perspectiva ambiental no es mutuamente exclusivo de un negocio exitoso. Al afrontar los riesgos ambientales de la empresa y adelantarse a este tema con una planeación y gestión sana se estará evitando una amenaza potencialmente fatal y además se posicionará a la empresa como una de las mejores en su clase.

Para recibir asesoría respecto a las coberturas de seguros que te permitirán complementar la estrategia de gestión riesgos ambientales de tu empresa acércate con nuestros expertos.

Contáctanos a través de:

Alfredo Arellano alfredo.arellano@fidex.com.mx

Daniel Ramos daniel.ramos@fidex.com.mx

Contacto Fidex: +52 (81) 8133 6100

 

Nota bibliográfica: https://www.environmentalleader.com/2010/12/environmental-risks-the-hidden-danger-to-business/

Facebook Twitter LinkedIn